Multitasking, aburrimiento y vita contemplativa

Portada de la 1° edición del libro “La sociedad del cansancio” de B. Han

“Por falta de sosiego, nuestra civilización desemboca en una nueva barbarie. En ninguna época se han cotizado más los activos, es decir, los desasosegados. Cuéntase por tanto, entre las correcciones necesarias que deben hacérsele al carácter de la humanidad el fortalecimiento en amplia medida del elemento contemplativo”

F. Nietzsche en B. Han, La sociedad del cansancio, p. 18)

En la opinión del filósofo coreano Byung-Chul Han, la sociedad tardomoderna, en la que impera el modelo neoliberal, se caracteriza por la “hiperactividad” y la “hiperatención”, es decir, los sujetos que componen dicha sociedad se auto-explotan para rendir más en beneficio del mercado -están buscando siempre producir y rendir- y su atención está “fragmentada y dispersa”, cambiando constante y aceleradamente de foco, debido al exceso de estímulos e información proveniente, sobre todo, desde el mundo digital. En consecuencia, Han dice que el “sujeto tardomoderno” ha tenido que desarrollar una “técnica de administración del tiempo y la atención”, la que denomina como multitasking (multi-tarea).

Pero lejos de ser una habilidad superior, el multitasking es una técnica muy usada por los animales salvajes que sólo buscan sobrevivir. Producto de esto, Han señala que la sociedad humana se está acercando cada vez más al salvajismo.

Esta nueva forma de administrar el tiempo y la atención no permite que el sujeto experimente el “aburrimiento profundo”, que, según Han, es importante para un proceso creativo. En cambio, la aceleración, la hiperactividad, el desasosiego, no permite la creación, “no genera nada nuevo, sólo “reproduce y acelera lo ya existente”.

Lo opuesto al multitasking es la atención “contemplativa”. Dice Han:

Los logros culturales de la humanidad, a los que pertenece la filosofía, se deben a una atención profunda y contemplativa. La cultura requiere un entorno en el que sea posible una atención profunda. Esta es reemplazada por una forma de atención por completo dispersa, la hiperatención”

(Han, La Sociedad del cansancio, p. 16)

Tal como Nietzsche lo hacía, Han propone que se debe fomentar y recuperar la vita contemplativa, que no es más que poner una atención profunda y sumergirse en las cosas; lo cual implica una nueva (o vieja) forma de administrar el tiempo y la atención. Sólo así evitaremos que la vida humana termine en una “hiperactividad mortal”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s